La esquizofrenia y el escritor de ficción

Mi cabeza dice: basta. Mi corazón dice: adelante.

Mi psiquiatra dice: las voces que usted oye no son reales.

Escribe novela negra A.Dupin

A. Dupin

Muchos escritores de ficción encuentran en enfermedades mentales, como la esquizofrenia, una justificación para las más oscuras acciones de sus personajes. Todo tipo de delincuentes y víctimas se ven aquejadas de trastornos mentales que los empujan a ser malvados, imprevisibles, desvalidos, despiadados, miedosos o alocados, en función del papel que les haya tocado desempeñar en la escena.

Qué es la esquizofrenia

Uno de los trastornos más utilizado es la esquizofrenia. El esquizofrénico muestra unas características que, con frecuencia, merecen la atención de la novela negra: suele moverse en ambientes marginales y, con demasiada frecuencia, coquetea con el crimen.

No cabe duda de que la esquizofrenia es una enfermedad mental crónica y severa, y el subtipo paranoide su variante más habitual. Una de sus principales características consiste en percibir la realidad de forma alterada, lo que le conduce a un comportamiento delirante, alucinaciones o trastornos del pensamiento.

Es corriente que el esquizofrénico escuche voces interiores que le ordenan realizar actos de distinta naturaleza o que crea que es una persona diferente de la que en realidad es.

Un ejemplo común puede consistir en estar convencido de ser Dios o un emisario suyo que actúa por mandato divino. También es habitual que estas personas piensen de forma injustificada que otras quieren hacerles daño.

Una opinión sobre la enfermedad.

Algunos especialistas sostienen que este tipo de enfermos no son agresivos y que un esquizofrénico no tiene por qué ser un delincuente y, mucho menos, que tenga una mente criminal.

Si analizamos al paciente exclusivamente desde el punto de vista clínico, quizá tengan razón estos especialistas; pero hemos de tener en cuenta que vivimos en un mundo en el que todo se encuentra interrelacionado. Nadie puede vivir aislado y el esquizofrénico tampoco: es la realidad.

La esquizofrenia en el entorno social.

En sus distintas variantes, la esquizofrenia es un trastorno bastante común en nuestra sociedad. Suele desarrollarse entre los 15 y los 30 años y no se cura. Estos enfermos pueden desempeñar una vida dentro de la normalidad bajo un estricto control médico y farmacológico; es decir: deben seguir un tratamiento de por vida controlando de forma estricta su cumplimiento.

Evidentemente, esta circunstancia los hace muy vulnerables porque, si tenemos en cuenta su vida típicamente desordenada y otros factores de la enfermedad ya apuntados, podemos llegar a las conclusión de que, por sí mismos, sin una ayuda exterior, va a ser muy difícil que mantengan la disciplina necesaria para comportarse de forma aceptabledesde el punto de vista social.

No debemos olvidar que vivimos en una sociedad cada vez más compleja, en la que los lazos familiares van siendo más débiles y la soledad más habitual.

Por tal motivo, este tipo de enfermos pueden aparecer como víctimas fáciles de otros problemas como el alcoholismo, la drogadicción, el desempleo, la pobreza y la marginación social que agravarán hasta el extremo la patología original

Algunos casos de esquizofrenia

La casuística nos pone ante la evidencia de criminales despiadados y altamente peligrosos que han llenado de horror páginas de nuestra historia y que han padecido esta enfermedad psíquica, atrayendo la imaginación de novelistas y escritores de ficción como fuente de inspiración para la creación de algunos de sus personajes.

John Errol Ferguson

En los años 1977 y 78, John Errol Ferguson cometió ocho asesinatos junto con otros muchos delitos (violación, robo, etc). Fue sentenciado a ocho penas de muerte, cinco cadenas perpetuas, dos condenas a 30 años de prisión, cuatro a 15 años y una a cinco años.

Ferguson, inmerso en una vida de marginalidad desde niño, fue diagnosticado como esquizofrénico. Se creía un príncipe de Dios cuyo mandato era salvar al mundo y estaba convencido de su resurrección.

El caso de Jim Gordon

Gordon asesinó a su madre golpeándola con un martillo en la cabeza y apuñalándola después con un cuchillo de carnicero.

Parece ser que una voz le dijo lo que debía de hacer para eliminar a la otra voz, la de su madre, que lo perseguía y lo que amenazaba con quemarle todos sus discos de oro. Gordón fue un famoso vaterista, arreglista y compositor americano de los años setenta que llegó a tocar para alguno de los más famosos cantantes de la época como Eric Clapton o Joe Cocker.

Las drogas y el alcohol hicieron que pusiera fin a su carrera artística antes de tiempo y llevaron a los médicos a ignorar la verdadera causa de sus problemas, por lo que la esquizofrenia no le fue diagnosticada hasta que ya resultó demasiado tarde.

Lo curioso de este músico es que una vez cumplida la condena que le fue impuesta (16 años de cárcel) en un hospital-cárcel psiquiátrico, declinó la posibilidad de salir de él y decidió permanecer ingresado, lo que es probable que esté relacionado con el control de la enfermedad, que nunca podrá tener en el exterior.

El caso de Lorenzo

Lorenzo fue juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid y es similar a los anteriores. Este hombre vivía con sus padres y el último día de mayo de 2016 escuchó una voz interior que le ordenaba asesinar a su padre y, sintiendo “lanecesidad imperiosa de obedecer la orden”…

No hubo sorpresa y acabó matando a su padre con el cable del cargador del móvil.

Una reflexión de escritor

Son solo ejemplos de los múltiples casos reales existente; pero la especulación sobre si los factores drogodependientes y sociales son la causa de la enfermedad o si son los desordenes psíquicos los que llevan al paciente a ese submundo negro e inestable de la marginalidad, unidos a los más que probables orígenes genéticos de la esquizofrenia, disparan las probabilidades de combinación en la mente del escritor a la hora de crear su mundo imaginario en el que se va a desarrollar la novela negra.

Enfermedad mental, esquizofrenia, muerte, inspiración y novela negra; conceptos todos ellos que rodean al escritor que se sirve de la realidad para crear su mundo de ficción.

Si te ha gustado el artículo, puedes dejar un comentario. Será un placer conocer tu opinión y responderte. Es muy útil para mí la opinión de mis lectores.

También puedes suscribirte a mi newsletter y te mantendré informado de lo que va ocurriendo por aquí.

A. Dupin

Todos los derechos reservados

Suscríbete a mi Newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades y noticias que suceden por aquí? Subscríbete. Rellena el formulario y envíalo.
Recuerda:
Para escribir

Por Escribir

Entre la realidad y la ficción. Cuando la mente baga perdida sin el control de la razón y todo tu…
La investigación criminal

La Investigación Criminal.

En una novela policíaca, desde la comisión del crimen hasta su resolución, la investigación nos llevará por la historia a…