Sobre A. Dupin

Te contaré mi historia

Pero tendrás que leer entre líneas, porque a mí no me gusta ir por ahí largándolo todo así, sin más. Soy de esos que habla poco y observa mucho, ya me entiendes…

Escribe novela negra A.Dupin

A. Dupin

Hola, me llamo Dupin, A. Dupin, y soy investigador. Investigador privado, si quieres. Tienes razón, resulta más sugerente con apellido.

¡Como si hubiera alguna diferencia entre el privado y el público! Al fin y al cabo, un buen investigador lo será siempre con independencia de quién le pague.

No, no estoy muerto. Al contrario, me encuentro muy bien de salud. Esta es una cuestión que me molesta explicar por razones obvias.

Ya sé que tengo muchos años, pero eso no hay ninguna forma de remediarlo.

¿Que cuándo me jubilo? ¿Acaso un investigador se jubila alguna vez?

¡Pues claro que no! Todo lo que surge a mi alrededor atrae mi curiosidad. No puedo remediarlo.

«Permitidme que, por el momento, me llame a mí mismo William Wilson. Esta blanca página no debe ser manchada con mi verdadero nombre.»

William Wilson, de Allan Poe.

Es por este motivo por el que he decidido abrir este sitio: para poder contarte mis inquietudes como investigador y para que tú también me hagas llegar las tuyas.

¿Novela negra? En mis tiempos no había de eso. En aquel entonces había novela, pero negra, negra… No hacíamos distinciones de colores. Toda solía ser igual.

Bueno… igual, igual, no. Unas eran mejores que otras. Supongo que eso también pasará ahora, claro.

¿Que si fui yo el que la inventé? En absoluto. Yo no he escrito una palabra en mi vida. Bastante tengo con investigar todos los enigmas que acaban encima de mi mesa.

Eso debió ser cosa de ese Edgar, siempre creando embrollos, siempre imaginando, siempre intrigando. ¡Dios, como lo odio!

Además, el maldito, no deja de meter dentro de mi cabeza nuevos casos, nuevos problemas. Ni en la tumba me deja tranquilo.

Precisamente, una de las razones por las que me he decidido a adentrarme por este oscuro y sinuoso mundo de Internet, es para perderme en el anonimato y que él no pueda seguirme la pista desde donde quiera que se encuentre su atormentado espíritu.

 

 

Dupin es uno de los personajes de novela negra mira el tren en el andén

Verás, mi tren partió hace ya mucho tiempo, dejándome en el andén. Desde entonces vago por el mundo, de aquí para allá, sin rumbo ni dirección.

Acudo allí a donde me llaman, a donde me necesitan. No me importa el dinero ni los lujos, solo busco el misterio para sumergirme en él hasta desentrañar todos sus secretos y conseguir que la luz brille en la oscuridad.

Esta obsesión acabará algún día conmigo, lo sé, pero a estas alturas de mi vida lo que menos me preocupa es eso.

Sin embargo, Edgar… él si me preocupa. Nunca he llegado a entender la extraña influencia que esa mente despiadada tiene sobre mí.

Si pudiera librarme al fin de él, descansaría tranquilo, lo sé, pero…

Bueno, seamos positivos. Seguro que con tu ayuda conseguiré darle esquinazo y enterrarlo definitivamente.

Seguro que tú me ayudarás a resolver mis enigmas.

Trabajaremos juntos, codo con codo, como dos socios, en igualdad de condiciones.

Bueno, en igualdad, igualdad, no; porque al menos tendrás que reconocerme mi gran experiencia de casi doscientos años como investigador, pero de eso hablaremos otro día; mientras, cuento contigo.

«Si te ha gustado, puedes dejarme un comentario. Será un placer conocer tu opinión y responderte. Es muy útil para mí la opinión de mis lectores.»

«También puedes suscribirte a mi newsletter, te mantendré informado de lo que va ocurriendo por esta página. Gracias.»

A. Dupin.

Todos los derechos reservados.

Suscríbete a mi Newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades y noticias que suceden por aquí? Subscríbete.  Rellena el formulario y envíalo.
Recuerda:
Para escribir

Por Escribir

Entre la realidad y la ficción. Cuando la mente baga perdida sin el control de la razón y todo tu…
analítica-gráfico

Analítica Criminal

Haremos un análisis de la criminalidad referida a los delitos más importantes como es el caso de los homicidios dolosos…